Artículos

Cuando el deseo se torna ilusión (No dualidad)

por Xavi Santamaría

Mucho hemos oído hablar del deseo, que este genera apego y que el apego es el origen del sufrimiento… uno de los sinónimos que mejor define al deseo es anhelo.

Para entender este concepto y fijar una idea sobre el deseo nos referiremos a él como una expectativa generada sobre un objeto, persona, estado emocional, acontecimiento...

Siendo el anhelo una proyección futura que se centra en el aquí y el ahora, cuando hablamos de deseo e ilusión la carga que genera el ego sobra cada uno es considerablemente diferente.

Dicha expectativa, la “colgamos en el tiempo” estando en mayor o menor medida presente en nuestro día a día de una manera consciente o inconsciente convirtiéndose en ese objetivo que has de alcanzar.Pudiendo ser consciente de esa expectativa, puede ocurrir que el ego empiece a mover sus hilos sin tu ser consciente, moviéndote en modo “piloto automático” y empezando a manipular toda tu vida para la consecución de ese anhelo.

En ese espacio mental, es cuando comienza a propulsarte centrando la atención inconsciente en la meta a conseguir y desviándote de tu camino pudiendo generar sentimientos de malestar, ansia, frustración, impaciencia…

La gran mayoría de la veces, si bien eres consciente de la expectativa, puedes no ser consciente de como el ego está moviendo estos hilos para que te ancles en ella, simplemente juega a que no te observes moviéndote por la vida con la finalidad de conseguir ese fin.El camino que creas en este momento, es movido por el ego y las sincronicidades que observas no serán más que auto engaños del ego para seguir teniendo poder sobre ti.

Cuando eres capaz de observar el deseo, como nace, como te está moviendo, podrás de nuevo detenerlo en el tiempo dejándolo pendido y que no mueva a tu personaje.

Lo dejarás suspendido en el espacio y tiempo, pues solo será algo que observar y su consecución o no, no te moverá, observándolo como una posibilidad más dentro de las infinitas posibilidades que existen simultáneamente en este instante y podrás dejar de fijar la atención en ello, pues es tu ego quien te hace ser selectivo en tus focos de atención.

Es entonces cuando podrás observar como la vida va trazando tu camino ya no movido por el "piloto automático", emociones y sentimientos, para que ese deseo ya tornando en ilusión, si ha de suceder acaezca o no.

Un deseo mueve sentimientos intensos y auto engaños haciéndote creer que la vida te envía señales para que sigas ese camino, cuando es realmente el ego que utiliza sus múltiples herramientas para moverte.

Por el contrario, una ilusión genera paz y desde esa paz podrás observar la ilusión y discernir con más claridad los mensajes de la vida para que sigas la senda correcta.

Resumiendo; el deseo es movido por el ego, la ilusión siendo un deseo consciente, pudiendo llegar a ser tan consciente de ella que podrías observarla como parte del sueño creado por tu mente, centrado de forma selectiva en una de las infinitas posibilidades que suceden en este instante y ya siendo consciente que es una ilusión ilusoria te permitirá observar las señales, dejarte fluir por la vida, no moviéndote en piloto automático y su consecución o no, no generara sentimientos que te saquen de ese estado de paz.

Vivir desde el amor.

Please reload

© 2016 Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción parcial o total sin el consentimiento del autor/propietario.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aviso legal y Politica de privacidad pulsa aquí.