Artículos

Y decidiste huir de ti...

por Xavi Santamaría

Y un día decidiste huir de ti… sin ser consciente, centraste toda tu atención en lo exterior creyéndote que allí podrías encontrar aquello que anhelabas.

En esa búsqueda en lo exterior, te desconectaste de ti pensando que allí hallarías todo lo que la sociedad y el mundo te dijo que apaciguaría tu sed de paz, felicidad, jubilo, gozo y amor… pero lo que nunca te explicaron es que, en un mundo donde todo es impermanente eso te llevaría a un vacío intenso que rompió el vínculo esencial con lo que eres.

Has intentado vanamente ir acumulando cosas, sensaciones y recuerdos, y en esa desenfrenada carrera de acumulación te agotaste, te cansaste hasta llegar a la extenuación…

Ahora, quizá hayas empezado a mirar en tu interior, quizá has empezado a observar que todo nace en ti, que crece en ti y que eso que anhelabas no depende de nada externo.

 

Que el mundo que ves fuera se descodificas dentro tuyo, que tu visión, el cómo lo vives interiormente es el que va creando esa realidad y poco a poco te hace sentir más bien contigo mismo.

Quizá has empezado a comprender que es tu mente la que crea esa ilusión y has empezado a desapegarte y no aferrarte a las cosas, soltándolas todas, tanto físicas como mentales.

Sin duda un gran paso para encontrar esa paz que tanto anhelas, pero no olvides que lo exterior es un reflejo de tu interior, que lo exterior es una proyección de tu inconsciente en el mudo de las formas y la separación, un holograma.

Esa proyección es la antesala de la negación, todo lo que proyectas lo niegas, así si tiendes a mirar solo al interior puedes acabar creando la misma huida que provocaste antes, la misma disociación solo que ahora en el otro polo, pues lo interior y exterior no existen y siguen siendo mente dual.

“Donde es adentro es afuera, donde es arriba es abajo”

No te apegues al desapego, pues seguirás jugando al juego de la mente dual, deja ahora de esforzarte ya en ser consciente, pues un pensamiento consciente es también ruido mental, solo que antes no lo veías y ahora lo divisas siedo igualmente un divertimento de tu mente.

Cuando medites hacia dentro puedes acabar encontrando el vacío de tu mente, que quizás conceptualices como algo nihilista, en cambio cuando medites hacia fuera puedes encontrar que estás unido a todo, pero observa, sigues yendo de un polo al otro en una misma dualidad.

No te quedes ahí, pues ese vacío y ese todo son lo mismo interpretado por tu mente que a todo lo quiere racionalizar, siendo todavía impermanente, inherente, vacuidad…

Solo el hecho de pensarte ya genera que se active ese ruido dejando de descansar en tu paz, reposa en el no esfuerzo mental, conviértete ya en un ser sentiente y no pensante para alcanzar esa experiencia que anhelas... la unión con dios, el gozo divino, el saberte amor, el solo ser…

Si has llegado ya a esa conclusión, si ya has experimentado que al igual que huiste en el mundo exterior ahora has huido en tu mundo interior, rompiendo de nuevo el vinculo con lo externo, es hora de unirlos y dejar atrás la separación, si has experimentado que te has separado de ti viviendo hacia afuera y que a la vez al mirar dentro has huido de ti de nuevo solo mirando hacia adentro empieza a reposar en tu sentir.

Cuando unas esos polos, experienciarás que todo es impermanente, excepto la impermanencia, todo es inherente, excepto la inherencia, así todo es vacuo excepto el todo, el amor o dios, y es allí donde ahora te has de centrar y descansar.

Indaga en esos dos polos opuestos para que se unan, crea ese equilibrio para que experiencies la paz verdadera, esa naturaleza de tu mente que te hará entender que aquello que buscabas no estaba ni dentro ni fuera, que era la union de ambos y que aquel combustible que necesitabas para moverte por la vida llamado amor es el que lo conforma todo y esta es todas partes, siendo permanente, con existencia por sí solo, siendo no dualidad, que no podrás definir ,hallando solo una expresión que nadie entenderá: AMOR, DIOS o la palabra que desees ponerle.

Please reload

© 2016 Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción parcial o total sin el consentimiento del autor/propietario.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aviso legal y Politica de privacidad pulsa aquí.